El bello arte de agradecer

Agradecer genuinamente es una experiencia mágica y transformadora, es una acción que se aprende poniéndola en práctica día a día,  y que trae grandes beneficios en todos los aspectos de nuestras vidas, y cada uno de los niveles de nuestra existencia. Agradecer es abrir el corazón para recibir todo lo bueno que el universo tiene preparado para nosotros.

Cada mañana cuando abro mis ojos, mi primer ritual es agradecer, y digo “primer ritual”, porque he aprendido que la vida cobra sentido en cada uno de ellos. Y es el agradecimiento una forma perfecta de alinearnos con el universo para recibir todas las bendiciones que este plan perfecto nos prepara, algunas bendiciones de aprendizaje, de entendimiento, de crecimiento, de perdón, algunas las comprendemos, algunas otras no en el momento, pero el agradecer nos lleva a hacernos correspondientes a nuestra verdadera respuesta interior.

Gran parte de mi vida, solo tuve una pregunta: PORQUE YO?, interrogatorio que no tuvo respuesta hasta que aprendí que agradecer es un arte, un estilo de vida, una forma de caminar diferente, de respirar y sentir diferente en este plano; Pero por muchos años, llena de miedos y dudas solo podía hacer la misma pregunta sin respuesta, una y otra vez.

Cuando empecé a agradecer, comenzó mi camino de sanación, me volví más optimista, y entendí que la felicidad no es un momento de excitación que solo lleva al desgaste, entendí que la felicidad es una decisión, un estado del alma, la mente, el cuerpo y el corazón.

Agradecer es volver a lo básico, a la esencia, es recobrar el camino para recibir los regalos más bellos.

Agradezco por el nuevo amanecer.

Agradezco por mi respiración, por el palpitar de mi corazón, por la interacción y comunicación de mis neuronas.

Agradezco por todas las situaciones de aprendizaje, por cada minuto del día.

Agradezco por los alimentos, que son fuente de vida.

Doy infinitas gracias por cada uno de los seres que me rodea, en especial, por mi hijo,  mis amigos, mi mama, mis hermanos y todos los seres con los que compartimos la  vida.

Con humildad agradezco por los animales y naturaleza, porque de ellos recibo aprendizaje de amor infinito.

Agradezco por mi trabajo y cada una de las oportunidades que se abren en mi camino.

En especial agradezco a cada uno de mis maestros, para en entendimiento  y sabiduría recibir, que los sentimientos de compasión y perdón llenan mi corazón de grandeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s